Cómo ubicar el lavarropas en el baño: 5 opciones posibles

Actualizado: 19 ene

En los últimos artículos que planteamos resolvimos varias preguntas frecuentes alrededor de baños pequeños:

Hoy abordamos un tema que no tiene que ver precisamente con baños de tamaños mínimos o proporciones problemáticas, pero que sí hace al uso eficiente del espacio.

Muchas viviendas prescinden de la galería o lavadero, y los departamentos son cada vez más pequeños. Por lo que si además del lavarropas, también acaba sobrando la secadora, tenemos un problema que hay que solucionar con urgencia.


Si un baño es chico pero no mínimo, se pueden encontrar muchas formas posibles de ahorrar el espacio de un lavadero (y su circulación) incorporando esa función en el baño. Tiene toda su lógica, porque sigue siendo una “zona húmeda”, y porque así los ruidos quedan “encerrados” en el baño, una habitación que normalmente está con la puerta cerrada y a la que sólo acudimos puntualmente.


Una vez nos hemos mentalizado del cambio, lo primero es analizar las posibilidades del baño y si tiene una distribución apta: muchas veces importa más dónde está ubicada la puerta, la bajante y el formato del baño, que los m2. Recién ahí podremos valorar las distintas opciones que existen para ubicarla. Lo único a tener en cuenta es la seguridad eléctrica, ya que la toma de corriente no debe estar cerca de la bañera o ducha.



Inconvenientes:

  • El mayor problema al que te tienes que enfrentar es el espacio. Los baños siempre son habitaciones pequeñas y el espacio es oro. Debes contar con un hueco extra de aproximadamente 60 cm2. Aunque los modelos de carga superior son más pequeños.

Ventajas:

  • Es la opción más práctica y la más lógica en mini pisos. Tener tu lavarropas en el baño, el lugar donde te duchas y te quitas la ropa evita tener que transportar las prendas para lavado y posiblemente, también para el secado.

  • Consigues liberar espacio donde se encontraba antes, que probablemente sea la cocina.

Habiendo visto pros y contras, ya puedes plantearte el proyecto.

¿Necesitas inspiración? Veamos ideas de cómo integrar o disimular la lavarropas en tu baño.



1. Bajo el lavamanos

Teniendo en cuenta que es muy práctico dejar un mínimo espacio de almacenaje bajo el lavamanos y que hay que contar con el espacio del sifón, situar el lavarropas junto al lavamanos resulta una buena opción. Quedará bajo la misma mesada y ayudará a integrar todos los elementos de forma armoniosa.



2. Frente al lavamanos

Si el espacio es amplio, podemos crear un pasillo que tenga a un lado la zona de lavamanos y enfrente la lavadora (y también la secadora si es el caso). Para tener una decoración acorde podemos optar por poner la misma mesada en ambos lados y sobre los electrodomésticos. Para aprovechar más el espacio podemos usar un mueble de almacenaje suspendido.



3. En un armario

Definitivamente la idea que más nos gusta es la de fabricar un armario a medida donde el espacio lo permita.


Las columnas de baño te servirán para ocultar el lavarropas y también para almacenar productos de lavado o la ropa sucia. Muchas veces la opción es reemplazar la bañera por una ducha, y en ese espacio libre hacer la modificación para instalar el electrodoméstico. Pero como decimos siempre a nuestros clientes: donde se pueda, ya que por norma general, si hay que instalar el lavarropas en el baño es porque vives en un mini piso y el cuarto de baño no derrocha metros.





La segunda forma de hacerlo, que también nos encanta, es la de integrarla en el mueble de baño. Se puede hacer fabricando un mueble a medida, que es la opción más práctica pero más costosa, o colocando una mesada de piedra o de madera, y adaptando en la parte inferior espacio de almacenamiento y el lavarropas.




4. En columna: Lavarropas y secadora

Esta opción es muy práctica si además necesitamos una secadora. Colocarla sobre la lavadora nos permitirá aprovechar al máximo el espacio, ya que el espacio en planta ya lo tienes “ocupado” si realizas una instalación en columna. Te mostramos imágenes para que veas que sí es posible.





5. Junto a la ducha

Si el espacio escasea, lo más práctico es tener una ducha cuadrada: el espacio que quede sin utilidad será perfecto para ubicar el lavarropas. Sobre el mismo se pueden poner unos estantes o hacer un armario para colocar las toallas, canastos y productos de lavado.



 

Estos son todas nuestras recomendaciones para sacarle el máximo provecho al espacio de tu baño con un lavarropas.


Si te quedan dudas o necesitas un consejo para tu caso particular, podés comentar esta publicación o enviarme un mensaje por Instagram.

340 visualizaciones0 comentarios
Cotiza sin costo tu reforma
Areas a reformar:
arrow&v
Servicios necesarios

¡Gracias por tu mensaje! Muy pronto nos contactaremos contigo.