¿Cocina muy pequeña? Usa una barra americana

¡Cuántas cosas pasan en la cocina! Charlas, risas y reuniones de sobremesa.


El problema es que la tendencia desarrollista es apretar cada vez más el espacio de los pisos y departamentos urbanos. El resultado es que cada vez es más común encontrar cocinas pequeñas en las que casi no entra un espacio de comedor con todas las letras, con una mesa redonda o rectangular y espacio suficiente para 4 sillas al menos.


Más allá de las críticas a esta realidad, por pequeño que sea el espacio destinado a la cocina, siempre puede diseñarse de tal forma que podamos reservar un área para desayunos, comidas o cenas ligeras: para eso se inventó la barra americana.


Ésta debe su nombre a la influencia de las casas de Estados Unidos, en las que lo habitual es encontrar la cocina abierta al salón (sin importar el tamaño de la cocina) y en la que la barra ejerce de elemento visual separador de espacios.


Las cocinas con barra proporcionan un espacio práctico en el que improvisar comidas rápidas o desayunar. Son una solución muy funcional y que contribuye a crear una atmósfera creativa y actual.


Una barra americana suele tener poco fondo (unos 45cm) y una altura superior a una mesa normal (75cm), pues suele tener continuidad con la mesada de la cocina (90cm).

Ahora la pregunta que te debes estar haciendo es ¿Cómo colocar una barra americana en la cocina? Por pocos metros que tengamos, existen muchos modos de incorporarla. Veamos algunos tips:


Bajo la ventana

Colocar muebles de cocina bajo la ventana hace que el acceso y la limpieza de ésta sea incómodo. Por eso, colocar la barra bajo la ventana resulta ideal porque no sólo comer frente a la luz es más agradable que frente a una pared, sino porque al tener menos fondo va a ser más cómodo el manejo de las hojas de la ventana.



Frente a la ventana

Si no tienes posibilidad de colocar la barra bajo la ventana, intenta al menos situarla frente a ella de forma que comas con la vista al exterior. Puedes aprovechar para colocar muebles de cocina por un lado y los taburetes por el otro.


La barra como elemento unificador

En departamentos pequeños es casi obligatorio unir la cocina al estar para que el espacio visual sea uno solo y ademas evitar agobiantes tabiques que entorpecen la circulación y atomizan los espacios.

La barra en estos casos suele formar parte de la mesada, colocando los taburetes en la zona de estar en lugar de dentro de la cocina, jugando un papel de transición entre la cocina y el salón. Esta barra encimera tambien puede hacer de comedor por sí misma, evitando tener que colocar una mesa completa que robe espacio al estar.


En estos casos de apertura total, lo normal (y aconsejable) es que el material del suelo sea el mismo tanto en la cocina como en el estar-comedor para potenciar esa unión visual y espacial entre ambas zonas.

La barra como elemento separador

Si sos de las personas que tanta apertura les incomoda, y quieres mantener tu cocina abierta pero delimitando bien las zonas, tranquilo. Tambien hay opciones para ti. Prueba a crear un marco alrededor (ya sea con pladur o con el propio mobiliario) y coloca la barra entre ellos para cerrar el gesto.

Otra opción con el mismo objetivo, es crear un murete por la zona inferior que separe ambos espacios y colocar la barra encima.



Barras isla

Si diagramamos la cocina en línea, podemos aprovechar todo el espacio que libera para colocar una barra entre ambas zonas a modo de isla. Este tipo de barras tienen forma de U invertida y no incorporan muebles debajo, esto las hace muy cómodas para comer porque puedes estirar las piernas y guardar los taburetes debajo (lo que a su vez deja libre el espacio alrededor y admiten comer por ambos lados.



Barras en península

Si tenemos una cocina en forma de L, podemos aprovechar el extremo más cercano a éste para continuar la encimera y sacar la barra emulando una península.



Saliendo de la pared

Es una de las opciones más habituales. Sacar una pequeña barrita desde la pared, normalmente da para dos taburetes y es ideal para microdepartamentos en los que no cabe una mesa de comedor.


Que la barra sea una parte de la mesada

¡Las opciones no se acaban!

Puedes crear una barra en una parte de la mesada bajo la que no coloquemos muebles. La barra se convierte así en un “trozo” de encimera que continúa a ambos lados como zona de trabajo.


 

Hasta aquí nuestra pequeña guía sobre tipos de distribuciones de cocinas con península.


Si te quedan dudas o necesitas un consejo para tu caso particular, podés comentar esta publicación o enviarme un mensaje por Instagram.



126 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Cotiza sin costo tu reforma
Areas a reformar:
arrow&v
Servicios necesarios

¡Gracias por tu mensaje! Muy pronto nos contactaremos contigo.