Cómo distribuir los muebles en un dormitorio chico, para que sea funcional como uno grande


Muchas veces nos mudamos a una casa o departamento pequeño, que no cumple con todos nuestros deseos, pero sí con el presupuesto. A veces tenemos que elegir entre confort en el estar o la cocina, o el dormitorio, y dado que en el dormitorio solo dormimos, luego nos queda chico.



Estas situaciones tan cotidianas, nos hace tener que lidiar con problemas de planificación para ubicar la cama, contar con suficiente espacio de almacenamiento, poner los muebles justos pero que sean suficientes. Todos los medios son buenos para evitar sentirse demasiado apretado en un lugar donde debe favorecerse el descanso y el relax.


Esta semana te traemos algunas ideas de decoración que te ayudarán a lograr una habitación acogedora y confortable, tenga los metros que tenga.



1. Pintar de blanco

Un recurso que cada vez se usa más, por estética y por los diseños que predominan hoy. Pero resulta que pintar de blanco además le da más profundidad a la habitación, nos hace percibirla más grande. Además, las sombras se marcan menos. Por esto es el color ideal cuando se viste un espacio pequeño. Las paredes blancas evitan la sensación de sentirnos oprimidos y favorecen cierto aire de libertad.


Una opción interesante si no tienes problemas de luz natural, es usar un tono intenso u oscuro en la pared del cabecero de la cama para que aporte lejanía (sí, aunque parezca contradictorio). Materiales naturales, texturas ‘cocooning’ y plantas colgantes harán el resto.





2. Darle protagonismo al cabecero de la cama

Si hay un elemento que puede dar mucho juego en la decoración del dormitorio es el cabecero. Lo ideal es usarlo a tu favor eligiendo uno de esos modelos 'dos o tres en uno', que incorpore mesitas de noche, estantes, colgadores o sitio para guardar.


Pero en dormitorios chicos los metros son escasos, por lo que también puedes plantearte la idea de eliminarlo de tu cama, y reemplazarlo por un cuadro o una fotografía, que dé estilo sin recargar el ambiente.




3. Encuentra un sustituto a la mesita de noche

Las mesitas de noche son uno de esos muebles de dormitorio imprescindibles, incluso cuando no tienes espacio. Pero esto no significa que en espacios pequeños tengas que renunciar a sus comodidades.


Lo que te proponemos es apostar por otras soluciones que cumplan las mismas funciones. Puedes buscar un modelo suspendido de la pared (con algun soporte flotante, lo que elimina “las patas”) o generar una mini repisa en el cabecero.


Otra buena idea es darle mayor protagonismo en la organización de la habitación, buscando usar piezas de mayor volumen como una mesita alta tipo cómoda o un carrito con ruedas.





4. Busca siempre proporciones equilibradas

Para diseñar bien un dormitorio pequeño, la (buena) elección de los muebles es un paso clave. Así, está prohibido elegir, por ejemplo, una cama de matrimonio de 150 o 180 cm de ancho si el tamaño de la habitación no es el adecuado.


Lo mismo pasa con las mesitas de noche que deben coincidir con el volumen general de la habitación. Los elementos demasiado grandes no solo te van a impedir moverte fácilmente, sino que también van a parecer desproporcionados. Así que antes de ir de ‘shopping deco’: piensa, mide y elige diseños que se acoplen bien o no ocupen espacio extra.




5. Decora cada rincón

En una habitación pequeña, es fundamental optimizar el espacio usando todos sus ángulos y sacando provecho al espacio vertical, esto es, el “aire” que hay en los muros. No solo confiar en muebles que se apoyan si no tambien los que podamos sujetar desde los muros.


Debemos aprovechar cada lugar y hueco, teniendo cuidado de no romper la armonía visual. Por ejemplo, un rincón puede ser una oportunidad para instalar un mini sillón y ser un punto focal, y un elemento de contraste en el diseño. Tambien puede ser un espacio para un pequeño escritorio o, incluso, un tocador para arreglarse por las mañanas. También es una buena idea usar esos centimetros para ampliar el armario.





6. Respeta su espíritu

Es decir, un dormitorio es una estancia dedicada a descansar, por lo tanto evita, en la medida de lo posible, querer crear una oficina acá, o llenarla con cómodas o armarios excesivamente grande. Ganarás en comodidad y superficie.


Si no puedes organizar tu oficina en otra habitación independiente, busca generar un hueco en el estar, que es generalmente un lugar más grande y que se corresponde mejor con la tarea a realizar que un dormitorio.


 

Estos son todas nuestras recomendaciones sobre como arreglárnoslas en dormitorios pequeños.


Si te quedan dudas o necesitas un consejo para tu caso particular, podés comentar esta publicación o enviarme un mensaje por Instagram.

96 visualizaciones0 comentarios
Cotiza sin costo tu reforma
Areas a reformar:
arrow&v
Servicios necesarios

¡Gracias por tu mensaje! Muy pronto nos contactaremos contigo.