Dormitorios abiertos: clara tendencia de los espacios integrados

Actualizado: 1 abr

Cuando empezamos a distribuir una vivienda, normalmente se busca una separación clara entre las zonas de día y de noche, ya que el dormitorio es uno de los espacios más íntimos, y en él buscamos paz y tranquilidad. Sin embargo, cada vez se ven más dormitorios denominados “open concept” (abiertos al estar). Al principio era una solución al diseñar departamentos pequeños, pero últimamente se hacen también por pura estética.


Abrir un dormitorio al Estar o ubicarlos en paralelo para que pueda verse completamente desde el sillón, se hace por cuatro razones:


  1. Espacio: En departamentos chicos a veces no queda otra que juntar todos los espacios para evitar muros, tabiques o puertas.

  2. Economía: Un dormitorio abierto es más barato de «instalar» que uno tabicado, especialmente si la separación se realiza con unas simples cortinas o directamente nada.

  3. Luz: En las tipologías de departamento que contienen un gran espacio central sin ventanas, el usar tabiques vidriados que traspasen la luz hace que el espacio central reviva.

  4. Estética: La apertura de espacios en una vivienda es una tendencia de diseño cada vez más pedida, y al igual que las cocinas americanas, los dormitorios abiertos empiezan a ganar adeptos por la sensación de espacio y amplitud que crean. Eso sí, se vive obligado a hacer la cama todos los días


Como todo, también hay desventajas. La principal es la pérdida de privacidad para cuando conviven dos personas o más; la excesiva luminosidad también obliga a crear algún tipo de separación flexible para mitigarla.

Hoy vamos a ver las principales formas de abrir un dormitorio al salón para que elijas la tuya.



Apertura total

Es la forma más sencilla y más barata de crear un dormitorio.


Implica una apertura total, sin particiones de ningún tipo ni divisores espaciales, y es habitual en monoambientes o micro-departamentos donde el espacio es el que es y no se puede hacer mucho. Básicamente se busca un espacio donde poner la cama y listo.


Tiene la desventaja de una absoluta pérdida de privacidad, por lo que solo es apta para personas que vivan solas o parejas.



Separación con cortinas

Esta es una de las formas más fáciles y flexibles de integrar un dormitorio al estar, manteniendo una cierta privacidad (visual sobre todo), y una apertura total cuando se busca amplitud espacial.


También se usa en pisos muy pequeños o en situaciones en que hay pocos recursos a la hora de reformar, ya que es de las opciones más baratas y versátiles.


El principal problema es que dejan pasar todos los ruidos y es difícil generar un espacio realmente oscuro, ya que aún utilizando cortinas opacas, siempre habrá resquicios de luz.




Lo habitual es colocar un riel recto en el techo e instalar una o dos cortinas de lado a lado.


Aún así, también es posible crear un tabique virtual completo colocando rieles curvados que permitan un cierre total por todos los lados.



Separación con un tabique

Aquí ya entramos a ver soluciones más privadas, mitigando un poco más los ruidos de un espacio social como la cocina-comedor o el Estar. En este caso, construir un solo tabique que separe ambas zonas, siendo lo mejor del lado largo.


Esta opción no incluye puertas y sigue dejando un lado completamente abierto, así que también deja pasar la luz y los ruidos, pero el tabique de suelo a techo bloquea ambos con mayor eficacia, siendo positivo para quienes necesitan mayor aislamiento al dormir.




La desventaja es que no es una opción flexible como las cortinas, ya que el tabique es permanente. No habrá posibilidad de apertura espacial.


Sí podemos evitar el “efecto pared”, a costa de perder aislamiento, dándole porosidad al tabique. El más usado es con tiras de madera. Colocando una iluminación difusa en el cielorraso conseguimos ese efecto tan premium y lujoso en el espacio.



Tabiquería de cristal

Una opción muy atractiva para estos dormitorios Open Concept es reemplazar los tabiques de ladrillo o yeso por un muro de cristal, que aísla mejor el ruido y a la vez deja pasar toda la luz y la vista.


Esta opción evita los dormitorios ciegos, dejando pasar toda la luz hacia el dormitorio y evitando la sensación de espacio angosto que aparecen cuando están encerrados por cuatro tabiques.


¿Desventajas? Otra vez, exceso de luz que tendrá que manejarse con cortinas adicionales. Tambien deja al dormitorio casi sin muros útiles para colocar armarios de suelo a techo.


No obstante, es un recurso tan potente visualmente que incluso aunque los dormitorios tengan su ventana, se usan también por razones puramente estéticas, dando protagonismo al dormitorio.



Aunque la opción más atractiva es colocar el tabique de vidrio de suelo a techo, una opción más útil se puede construir con un marco para una puerta de doble hoja, para que el dormitorio mantenga algo más de privacidad. También se puede dejar pequeños tabiques a los lados para colocar armarios, cómodas u otras piezas de mobiliario.




Dormitorios-caja

Este recurso estético quizás sea poco visto, pero es muy útil para solucionar la sensación de “formar parte del living”. Consiste en crear una «caja» alrededor del dormitorio, con un escalón de entrada, techo y tabique específico y una gran apertura central rectangular o semicircular.


Así se consiguen mitigar muy bien los ruidos (ya que cuenta con tabiques en 3 lados y un techo propio) y se puede completar el cierre con cortinas o paneles japoneses en la gran apertura central.



Cuando los departamentos son pequeños, también se puede ubicar la cama en cajas más angostas a modo de nicho, que también tienen su atractivo visual.



Altillos

Quizás el recurso más icónico, dejamos para el final la última forma de abrir un dormitorio al salón, propio de departamentos hechos en los clásicos edificios industriales refuncionalizados.

Para aplicar esta estrategia necesitaremos de techos altos, colocando el dormitorio en el altillo, al que se accede por una escalera.


Esta opción permite una privacidad visual casi total (no se suele visualizar la cama de forma tan obvia, ya que queda a una altura fuera de los ojos), pero deja pasar todo el ruido y la luz que procede del salón.


Si se desea mayor privacidad, se puede combinar con otras opciones, como instalar un tabique de suelo a techo de vidrio o de otros materiales.


 

Este es nuestro análisis de la semana sobre los dormitorios integrados.


Si te quedan dudas o necesitas un consejo para tu caso particular, podés comentar esta publicación o enviarme un mensaje por Instagram.

18 visualizaciones0 comentarios
Cotiza sin costo tu reforma
Areas a reformar:
arrow&v
Servicios necesarios

¡Gracias por tu mensaje! Muy pronto nos contactaremos contigo.