Tipos de mesadas de cocina



Después de publicar varios articulos especializados en baño, hoy renovamos el aire y nos movemos a la cocina.


Nos vamos a centrar en uno de sus elementos más importantes: las mesadas de cocina. La mesada es un elemento en el que es clave combinar estética y funcionalidad por el fuerte uso que se le acabará dando.


Pero antes de elegir entre los distintos tipos de mesada hay que atender otros factores:


1. El primero de ellos es la distribución del espacio según nuestras preferencias y los metros que tenga la mesada. Puede ser difícil entender la relación, pero la distribución importa, ya que si hacemos la mesada en línea no necesitará ningún tipo de encuentro en las esquinas.

Esto permite elegir materiales más sencillos que si elegimos una cocina en L o en U, porque los encuentros de la mesada nos obligarán a otro tipo de materiales si no queremos que se perciba la junta entre las piezas de la mesada.


Por otro lado, si no tenemos mucho espacio para la cocina y el comedor, podriamos considerar la posibilidad de una barra americana. Esta barra abriría la opción de elegirla en un material diferente a la mesada de cocina para zonificar el espacio de "comedor".


2. Despues de haber confirmado la distribución, tendrás que elegir el estilo decorativo, ya que va a condicionar directamente el tipo de mesada a elegir, principalmente materiales y colores. Por ejemplo, si nos gustan las cocinas rústicas o industriales no habrá forma de que quede bien una mesada de corian o silestone, y si preferimos el estilo minimalista una mesada de madera desgastada no será lo más adecuado.


3. Por último, hay que considerar tu presupuesto. Si es bajo, no podrás elegir los más caros (corian, cristal, silestone, etc.). Sin embargo, puedes hacer una lista de preferencias y prioridades, porque podrías compensar una mesada de un material más exclusivo a cambio de un amoblamiento más minimalista (menos cajones o extraíbles (que encarecen bastante). También se podría reducir la cantidad o modelo de algún electrodoméstico.



Ahora sí, una vez que está definido lo anterior, presentamos los distintos tipos de mesadas, que se dividen fundamentalmente por los materiales y por el grosor.



ESPESOR

El espesor de la mesada es un aspecto que hasta hace poco no se tenía muy en cuenta. Lo habitual era que fueran de un espesor medio de 3cm, pero a medida que el diseño de mesadas fue evolucionando, este aspecto pasó a ser clave en su diseño y las tendencias fueron a los dos extremos: o mesadas muy finas o mesadas muy gruesas.


Si buscamos un diseño más robusto, hay mesadas de hasta 8cm. Para otro tipo de estilos, las mesadas más finas del mercado son de uno o dos centímetros. Los extremos casi siempre son bastante mas caros, por lo que si tu presupuesto es acotado tendrás que quedarte en un espesor mas común.



MATERIALES


Acero Inoxidable

El acero inoxidable es el protagonista indiscutido de las cocinas profesionales de los mejores restaurantes por ser muy resistente tanto a golpes, cortes o rayaduras como a químicos de cocina.


A su favor, es la opción de mayor y más fácil limpieza. En contra, las huellas de los dedos se pueden notar mucho, que con el tiempo los pequeños arañazos acaban dejando su impronta (perdiendo su aspecto impoluto del principio), y que su imagen puede percibirse como muy fría.


Las mesadas de acero inoxidable encajan bien en cocinas de estilo industrial, contemporáneo y minimalista, por sus líneas pulcras y definidas.



Corian

El corian es uno de los materiales más novedosos de los últimos tiempos. Hizo su aparición en las mesadas de baño, y luego se extendió a las cocinas y otros ámbitos del diseño industrial.


Entre las ventajas, es un material sin juntas, se limpia fácilmente, y se pueden diseñar mesadas de líneas curvas y formas complejas, gracias a la ductilidad del material.


Las desventajas son que es un material caro, a veces se mancha por contacto o grasa, y puede deformarse si dejamos ollas calientes encima o rayarse si cortamos directamente sobre él. Es ideal para cocinas minimalistas y de vanguardia.



Madera

Seguramente no es el material más resistente como superficie de trabajo, pero la madera conquista por su calidez, suavidad y elegancia.


La carencia en cuanto a dureza se puede reducir con un buen tratamiento superficial de barnices especiales para reducir su porosidad y aumentar la resistencia a roces y cortes, aunque siempre habrá que tratar con cuidado, ya que las manchas penetran con facilidad, se raya fácilmente, no se lleva bien con el agua y el mantenimiento es delicado.


Se emplea en el diseño de cocinas de estilo escandinavo, de estilo rústico y aporta un toque natural y acogedor. Resulta ideal para barras americanas o islas en las que tanto la cocina como la pileta están alejadas.



Piedras artificiales

Silestone y Compac son las marcas más conocidas de las piedras artificiales compactas. Están compuestas por una mezcla de materiales naturales (fundamentalmente cuarzos y sílices) y plásticos, pigmentos y aditivos que consiguen un material de gran dureza, resistencia a las manchas y bacterias y fácil mantenimiento porque no son porosos.


Entre sus ventajas, además de la dureza y resistencia a la suciedad, es que no tiene juntas y la variedad de acabados y colores, desde un aspecto perfectamente liso y uniforme a los marmolados, fantasía, neutros o naturales.


Además, a diferencia de la melamina (en las que se debe evitar las juntas por las que se cuela el agua), las piedras sintéticas permiten incrustar el grifo y la pileta o bacha en el mismo material, lo que le da un aspecto más limpio a la cocina.


Entre sus desventajas, el precio (más caro que otras opciones, aunque menos que el Corian). Tampoco resiste tanto el calor, así que hay que tener cuidado de no posar directamente objetos calientes para evitar dejar marcas oscuras, que se parta o salgan grietas.



Mármol

Si tu sueño es una mesada de aspecto y composición natural, el mármol es un material de mucha presencia, belleza y elegancia. Actualmente es tendencia en el diseño de cocinas y baños.


Como positivo resalta la elegancia que aporta a la cocina, la facilidad de limpieza y la resistencia a los arañazos. En contra, es más delicado que el granito (sobre todo en cuanto a manchas y ácidos), pierde el brillo con el tiempo y es más difícil de mantener.



Granito

Otro material natural altamente resistente, el granito se ha utilizado desde tiempos inmemoriales para mesadas de cocina.


Entre las ventajas están su gran dureza (es prácticamente imposible de rayar), su resistencia a los ácidos y a los golpes y la fácil limpieza. Además resiste perfectamente el calor, por lo que se puede dejar una olla encima sin miedo de dañarla. Son de las mesadas más maltratadas que existen y aún persisten.


Entre los inconvenientes, es un material poroso por lo que las manchas pueden llegar a penetrar y dejar marca, así que siempre habrá que limpiar enseguida. Además, a muchas personas no les gusta el aspecto de apreciar el grano en mayor o menor grado. Tampoco es un material barato, aunque es más accesible que otros.



Laminados, formica y otros materiales sintéticos

Consisten en un aglomerado de madera con una capa plástica superior que le da el acabado estético. Tienen como principales ventajas el precio (son las más baratas) y la diversidad de gamas de texturas y colores, tanto lisos como con dibujos o imitaciones de materiales «más nobles». Son fáciles de mantener y resisten los golpes y rayones.


Como desventajas, al estar compuestas por derivados de la madera, sufre al contacto con el agua y se hincha, por lo que no permite colocar fregaderos bajo mesada ni grifería en ella.

Además, para tener un acabado recto tienen que hacerse cantos, lo que hace que se noten las juntas en los costados y en los extremos.



Vidrio

Son poco usuales por su poca practicidad, las mesadas de vidrio aportan un estilo arquitectónico a cualquier cocina.


Se relucen en espacios contemporáneos arriesgados y su uso exige que sean vidrios especiales de seguridad para garantizar una alta resistencia anti rotura.


Por eso son caras y se ensucian con facilidad (cualquier gota o huella suele dejar marca), por lo que suelen dejarse para barras de office o zonas puntuales.



Azulejo

El azulejo, uno de los materiales más primitivos en el diseño de mesadas de cocina ha vuelto a tomar fuerza con el auge de los estilos boho y vintage. Aporta un carácter artesanal y original a la cocina con atrevidos diseños.


Es poco práctico por la cantidad de juntas que lleva, pero aún así tiene presencia en ambientes bohemios y en estilos decorativos de tipo étnico.




Hasta aquí nuestra pequeña guía sobre tipos de mesadas.


Si te quedan dudas o necesitas un consejo para tu caso particular, podés comentar esta publicación o enviarme un mensaje por Instagram.