¿Mampara o Cortina? La guía definitiva (2)

Actualizado: 18 abr

La semana pasada te contábamos las ventajas de las cortinas por sobre las mamparas, como elemento separador del espacio de ducha.


En el artículo de hoy nos paramos del lado del frente, para ver las ventajas y posibilidades de las mamparas.




Ventajas de las mamparas

Las mamparas son más prácticas ya que son más estancas y más duraderas que las cortinas de baño. Además, se pueden decorar de manera personalizada, incluyen tratamientos que facilitan la limpieza y dal al baño una imagen más robusta.


Son la opción más segura

Las mamparas son más fijas y resistentes (según modelos) si una persona se apoya debido a un resbalón, mientras que las cortinas de ducha no oponen ninguna resistencia. Las mamparas se hacen con vidrios de seguridad: son más resistentes a los golpes y se parten sin hacerse añicos. La colocación de la perfilería también influyen en su seguridad.


Son más seguras

Esta es la mayor comodidad comparada con las cortinas de baño. Esto ocurre no sólo por la fijación sino porque las mamparas no se mueven cuando se usa la ducha, a diferencia de las cortinas, que es lo que termina haciendo que el agua moje el baño entero.


Mantienen la temperatura

Una mampara de ducha también aísla más del calor y del frío que una cortina. Con una mampara se crea dentro de la zona de la ducha una especie de micro-ambiente más cálido cuando se usa el agua caliente, aunque los paneles de cristal no lleguen hasta el techo. Con la cortina no se percibe esa sensación.



Mamparas de ducha para la decoración del baño

Elegir la mampara de ducha adecuada es importante, ya que aporta aspectos tanto funcionales como decorativos en el diseño del baño y forma parte del estilo de conjunto que queramos dar a esta estancia.


Lo recomendable para conseguir esa mayor percepción de espacio es que sean de vidrio transparente (y con tratamiento antical: esto permite una limpieza fácil, ya que evita el marcado de las gotitas cuando se secan).


Si el presupuesto es acotado también existen mamparas de materiales plásticos, y son mucho más ligeras y económicas. Si deseas algo de intimidad, se puede colocar una franja de vinilo central que evite la visualización directa de la parte central del cuerpo.


Existen distintos tipos de mamparas muy diferenciados en estilo, línea y acabado, para coincidir con ambientes contemporáneos, rústicos, industriales, etc. A lo largo del artículo veremos qué parámetros tener en cuenta para saber qué modelo de mampara se adapta mejor a nuestros deseos.


¿Mampara abierta o cerrada?

La primera de las decisiones es elegir una ducha abierta y moderna, perfecta para baños amplios y contemporáneos, o una cerrada muy funcional en el caso de baños pequeños o de corte más tradicional. Veamos si podemos profundizar un poco más:


Mamparas abiertas con marco

Las mamparas abiertas permiten una mejor circulación en la zona de ducha y una mayor percepción de espacio, aunque si el vidrio no es lo suficientemente amplio o la ducha no tiene pendiente suficiente, el agua al ducharse podría colarse hacia el resto del baño por la zona abierta.


Si contamos con un espacio amplio, podemos usar una mampara abierta con marco, que nos servirá para delimitar el área de ducha gracias a un marco que servirá de soporte resistente y que permite contar con un fijo de vidrio anclado a la pared o al techo.




Mamparas abiertas sin marco

Son visualmente más ligeras que las que cuentan con marco. Son la opción perfecta si buscamos crear una sensación de total amplitud y ligereza. Su sistema de fijación es más delicado, mediante raíles empotrados en suelo y techo, perfiles laterales en acero o aluminio o pequeños anclajes específicos para vidrio, ya sea al muro lateral o al paralelo, según su diseño.


Las hay de vidrio lateral, de vidrio central o incluso de dos vidrios en esquina, y su aspecto resulta muy liviano y pulcro, y es ideal para baños minimalistas o para baños que deban percibirse mucho más grandes.


Mamparas cerradas con marco

En duchas de dimensiones importantes o geometrías complejas como techos bajos abuhardillados se necesita una mampara cerrada, en la que un marco resulta imprescindible como estructura resistente a largo plazo.


Sin embargo, atrás quedaron los perfiles feos de las primeras mamparas de ducha disponibles: Hoy contamos con perfilerías de líneas muy sobrias y elegantes o de líneas más industriales; hay para todos los gustos.


Mamparas cerradas sin marco

Si buscamos una estética liviana pero no queremos renunciar a la estanqueidad de una mampara cerrada, podemos recurrir a esta versión sin marco, que proporcionará un espacio cálido y muy sutil visualmente.




Tipos de mamparas según el sistema de apertura

Si nos hemos decantado por una mampara cerrada o estanca, deberemos decidir a continuación qué sistema de apertura va más con nuestra filosofía, si una puerta de mampara abatible o corredera. No sólo por estética, también por funcionalidad.


Mamparas abatibles

Si nuestro baño es amplio siempre será una opción válida, ya que no tienen riel, y a diferencia de las correderas no quitan espacio a la ducha, ya que el fijo y la puerta se encuentran en un mismo plano. También pueden abrirse hacia dentro o hacia fuera. El único «pero» es que al limpiarlas o simplemente al salir de la ducha gotean por la cara interior mojando el suelo, lo que al final obliga a abrirlas siempre hacia dentro.


Dentro de las abatibles también hay distintos modelos. El más habitual cuando la ducha va de pared a pared, es un fijo + puerta lateral, típico de baños estrechos y alargados en los que el espacio libre para ingresar a la ducha está en un extremo, ya que en el otro están el lavamanos y el inodoro.



Mamparas correderas

Las mamparas con puertas correderas aprovecha mejor el espacio del baño y dan una visión menos fragmentada (y más limpia) del espacio de ducha que las de puertas abatibles, ya que el despiece del vidrio es mínimo.


A cambio necesitan un riel superior para que corra la puerta, por lo que a nivel de estética salen perdiendo respecto a las mamparas abiertas sin puerta.


Aún así, el riel puede usarse como elemento de juego a favor, ya sea mostrándolo directamente u ocultándolo con perfilería específica.



Mamparas curvas

Finalmente agregamos un pequeño inciso para las duchas o bañeras curvas. Aunque no somos fans de este diseño ya que hacen más incómoda la ducha en el interior, son muy comunes, sobretodo si el espacio para la ducha es pequeño o el baño tiene una forma irregular.


Aún así, existen mamparas curvadas que se adaptan a su forma redondeada, permitiendo una estanqueidad total. Suele ser más común verlas en formato corredero que abatible.


 

CONCLUSIÓN

Estos son todas nuestras recomendaciones sobre mamparas de baño.


Si te quedan dudas o necesitas un consejo para tu caso particular, podés comentar esta publicación o enviarme un mensaje por Instagram.

39 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Cotiza sin costo tu reforma
Areas a reformar:
arrow&v
Servicios necesarios

¡Gracias por tu mensaje! Muy pronto nos contactaremos contigo.