Dormitorios chicos: 10 errores comunes a evitar

Hace un par de semanas hicimos un articulo explicando 10 consejos sobre como elegir tus muebles en un dormitorio chico, para no sentir la falta de espacio. Hoy retomamos con las soluciones para estos espacios, desde un punto de vista diferente: 10 errores más comunes que se cometen al pensar estos espacios.


Además de ser muy comunes, si en tu dormitorio hay unos cuantos, la calidad de vida de tu dormitorio puede estar repercutiendo negativamente.



Error 1: NO ABRIR LOS ESPACIOS

En dormitorios actuales, sobretodo en suite, es común ver 3 espacios integrados: dormitorio, vestidor y baño. El problema es que muchas veces vestidor y dormitorio se proyectan como ambientes separados, y esto nos roba m2 pero sobre todo la percepción de un espacio amplio.

Abrir los espacios, además, está en tendencia. Como te comentamos en este artículo, en el que hablamos en detalle acerca de los espacios integrados.


Por eso, eliminar tabiques es una solución muy útil en espacios pequeños, porque no sólo sumarás algún metro extra, sino sobretodo amplitud y luz. Siempre que puedas, abre el dormitorio al baño o al vestidor, si tienes la suerte de contar con uno, aunque sea pequeñito.


En este caso por ejemplo, se removió un antiguo tabique y se reemplazó por una estructura metálica que, además de decorar por sí misma, sirve de pared de la ducha. La puerta corredera abre el espacio ampliándolo. Y además, la luz llega al baño.




Error 2: RECARGAR EL ESPACIO CON MUEBLES

Aprovechar el espacio no significa saturarlo de muebles que, a la larga, van a terminar siendo más una molestia que algo útil. Al igual que en el diseño gráfico, o el diseño en general, no hay que olvidar la importancia del espacio negativo, el espacio vacío, en blanco.


Este es un error que nunca cometerían quienes diseñan dormitorios de hotel.


Muchas veces vemos un espacio vacío y nos da el impulso de llenarlo con algo, para que sea útil. Una habitación siempre se verá más amplia con estos espacios libres que uno atiborrado de muebles. Además, es importante tratar de que los elementos que coloquemos sean piezas básicas y prácticas. Si son de doble uso, mejor.


¿Tienes el espacio suficiente y quieres tener un banco al pie de cama?

Elige uno tipo arcón para guardar cosas dentro.




Error 3: ELIGE UN CABECERO "DE USO"

Recuerda esto: cada centímetro cuenta. Y eso también cuenta para los cabeceros de cama.

Sí, sabemos que los cabeceros de fibras son muy llamativos, y además perfectos si te gusta leer o usar la computadora en la cama. Pero son poco prácticos en dormitorios con poco espacio.


En cambio, generar un pequeño murete de tan solo 15 cm de fondo (puede ser pladur, yeso o fibrocemento), que separe la cama de la pared de material, te servirá como repisa, e incluso puedes integrar la función de las mesitas de noche, voladas o a modo de hornacina.




Error 4: ELEGIR UNA BASE OSCURA PARA MUEBLES Y PAREDES

Este es quizás el error más fácil de corregir, y el que te va a aportar más sensación de amplitud. Es tan simple como aplicar una base neutra y el espacio visualmente crecerá.


Los espacios chicos necesitan y agradecen colores claros, tanto en paredes como en muebles. Decorar en blanco nunca falla, pero si no quieres que todo se vea tan pálido, puedes darle un toque de color usando por ejemplo un gris pálido o un piedra suave, son opciones seguras.


Lo importante es que la "caja" (muros, pisos y techos) sea lo más neutra posible, para que así el espacio parecerá más grande de lo que en realidad es.




Error 5: NO RESPETAR LAS ZONAS DE PASO

Este es otro error habitual. Arañar demasiados cm de las zonas de paso. Esto lo único que conseguirá es que te arrepientas de haberlo hecho, cada vez que camines en él. Creenos, hacerlo para poder agregar un mueble que te gustaba mucho no valdrá la pena.


Si estás muy justo de espacio, puedes reducir el espacio libre alrededor de la cama hasta los 55 cm, y el mínimo a dejar entre cama y armario, serían unos 80-100 cm.


Te recomendamos no bajar de ahí bajo ningún aspecto, te va a resultar incómodo todos los días.




Error 6: NO PREVER EL ALMACENAJE Y QUEDARSE CORTO DE ESPACIO PARA GUARDAR

Guardar elementos personales es la función mas elemental de un dormitorio (luego de dormir, por supuesto). Y es un error común no contemplar este aspecto en dormitorios chicos, lo que causa que al momento de mudarnos en él, nos quedemos muy cortos de espacio para guardar.


No hay que hacer muchas inferencias para suponer que si tienes un dormitorio chico, es porque tu casa es chica. Por lo tanto, ganar espacio extra para liberar otros espacios hará tu día a día más cómodo. Y una solución infalible es convertir la cama en un armario extra.


Lo más cómodo son las camas tipo arcón: usando una cama de 135 x 190 cm puedes agregar 800 litros de capacidad a tu espacio de guardado.




Error 7: ELEGIR UN ARMARIO PREFABRICADO

Cada cm cuenta (creemos que nunca está de más decirlo). Hacer un armario hasta el techo es casi una obligación, y más si tienes la suerte de contar con techos altos.


Por eso lo mejor es planificar un armario a medida, que se adapte perfectamente al espacio disponible, tanto en alto como en ancho, para robar todos estos centímetros en nuestro beneficio.


La inversión económica es más elevada, sí, pero te aseguras más capacidad para guardar, y un diseño que se adapte al máximo con el resto de tu dormitorio.




Error 8: NO APROVECHAR CADA RINCÓN ÚTIL CON SOLUCIONES A MEDIDA

Esto es una proyección del punto anterior: cualquier rincón DEBE convertirse en una solución, ya sea un mueble para guardar o una mini zona de trabajo. Nunca des un centímetro por muerto.


Debes obsesionarte con las soluciones a medida y aprovechar los rincones o los huecos entre columnas, como en este dormitorio en el que se ha aprovechado un entrante con un mueble bajo que hace función de armarios, repisa, y arriba un espejo.




Error 9: ELEGIR UNA ALFOMBRA CHICA

En dormitorio pequeño, alfombra grande. Este debe ser la única excepción a la regla de: dormitorios chicos, elementos chicos.


Entendemos que sucede en el intento de hacer que “todo encaje”. Pero te explicamos por qué en este caso conviene ser contraintuitivo. Sobretodo si eliges una alfombra blanca de tonos suaves. No tengas miedo de elegir una alfombra que se estire más allá del perímetro de la cama.


Es más, el dormitorio se verá más “arropado” y acogedor. Lo único que sí debes tener en cuenta, es que no sea un estorbo para el paso o para abrir las puertas de los armarios.




Error 10: VESTIR LAS VENTANAS CON CORTINAS PESADAS

Unas cortinas de terciopelo son muy elegantes, pero para un dormitorio de poco espacio no son la mejor opción. ¿Recuerdas cuando te recomendábamos elegir colores claros en paredes y muebles? Bueno, igual de obligatorio es que las cortinas sean de telas livianas y ligeras.


Unas cortinas de lino o algodón en blanco o de tonos naturales dejarán pasar la claridad sin renunciar a la intimidad y harán que el dormitorio se vea mucho más acogedor.


 

Estos son todas nuestras recomendaciones para solucionar los 10 errores más comunes en dormitorios pequeños.


Si te quedan dudas o necesitas un consejo para tu caso particular, podés comentar esta publicación o enviarme un mensaje por Instagram.


6 visualizaciones0 comentarios
Cotiza sin costo tu reforma
Areas a reformar:
arrow&v
Servicios necesarios

¡Gracias por tu mensaje! Muy pronto nos contactaremos contigo.